Amfiaraion, un bello templo cercano a Atenas

Amfiaraion

Al final de un valle entre pinos, cerca de antigua ciudad de Oropo y a unos 40 kilómetros de Atenas, los atenienses erigieron, en el siglo IV a.C., un santuario a Anfiarao, mítico rey de Argos que, después de haber participado en el asedio de Tebas, fue tragado por la Tierra con su carro de guerra para salvarlo.

Anfiarao, dotado del don de la adivinación, fue venerado como oráculo y como dios curaba las enfermedades. Hoy en día, se puede visitar su templo entre las 8.30 y las 15.00 horas.

Las excavaciones, efectuadas por arqueólogos griegos, han descubierto ruinas muy significativas. A la izquierda de la entrada al recinto, se encuentra una piscina cuadrangular; y a la derecha, los cimientos y parte de las columnas de la cella del templo de Anfiararo, o Amfiaraion, dórico in antis, de la primera mitad del siglo IV a.C.

La cella es tripartita, dividada por dos filas de columnas jónicas. Frente al templo está la base de una gran altar, a la derecha de la cual todavía fluye la fuente sagrada.

A la izquierda del altar, hay una larga fila de pedestales de estatuas votivas, en su mayor parte romanas, que finaliza frente a un gran pórtico (enkoimetérion, pórtico de incubación de 110×11 metros) con 41 columnas dóricas en el lado norte y 17 columnas jónicas en el interior; éste era el lugar donde los fieles esperaban el oráculo del dios.

Al norte del pórtico se abre la cávea, de 12 metros de diámetro, de un teatro, construido entre los siglos III y II a.C., del que quedan cinco asientos de mármol con inscripciones dedicadas al dios; y la escena, con ocho semicolumnas dóricas. En el extremo norte del pórtico se pueden ver las ruinas de las termas, construidas en el siglo IV a.C.

Foto vía Panoramio

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *