Como son los atenienses

Cuando viaja un lugar normalmente se suele informar de que lugares debe visitar, cual es su moneda, que transportes hay, donde se puede comer, que alojamientos existen, … Sin embargo, en ocasiones, uno se olvida en conocer como son los habitantes de la ciudad donde estará de turista durante unos días.

Atenas, la capital de Grecia, vive en gran parte de cara al turismo; se trata de una fuente de ingresos fundamental para muchos sectores de la economía griega. Sin embargo, los habitantes de Atenas no están pendientes mucho de este fundamental hecho pues parecen siempre ocupados y van deprisa a todas las partes. La ciudad helena respira a veces, un ritmo frenético que forma parte de la manera de ser griega.

Tradicionalmente amables y hospitalarios, también los atenienses tienen sus genuinos arranques de mal genio. Normalmente resulta fácil tratar co ellos, pero en ocasiones puede ser una ardua y peliguada tarea para los turistas.

Aunque es verdad que, un poco a la manera oriental, el mal humo de los atenienses se desvanece de forma casi instantánea. En cualquier caso, la ciudad griega parece mecerse entre ambos extremos; por un lado, gente muhy amable, por el otro gente de muy mal genio.

Lo mismo sucede a la hora de tomar fotografías. Un consejo general, tanto en Atenas como en cualquier otro lugar del mundo, sobre todo en mercados y lugares públicos, pregunte ante de enfocar con la cámara fotográfica.

Por otro lado, si tiene intención de viajar en taxi, no olvide que en Atenas los taxistas paran donde y cuando quieren, vayan vacíos o medio ocupados. No se lo tome como un asunto personal. No tienen nada que ver con el hecho de que sea visitante o no. A los atenienses les sucede lo mismo. Si el taxista para, primero le preguntará donde quiere ir y, según el trayeto, decidirá si usted puede subir o no al taxi.

Foto vía Hablamos de Europa

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *