Egina, una bella isla cercana a Atenas

EGINA

Egina es la isla más cercana a Atenas. Se llega en poco más de una hora y media en ferri desde el puerto de El Pireo. En un barco rápido se tarda entre 35-40 minutos. Se trata de una isla muy visitada, especialmente, por los atenienses.

Los turistas viajan a Egina, sobre todo, a ver el templo de Afaya, pero aquellos que encuentren insoportable el ambiente asfixiante de la gran ciudad podrán también deleitarse durmiendo en esta isla y aprovechar el encanto de su insularidad y su historia, de la que quedan muchos vestigios.

Una nota curiosa de Egina es que sobresal como la capital griega de los pistachos. Resulta casi imposible no probarlos o no llevarse unas bolsas para disfrutarlos en el hogar.

En la Antigüedad, Egina fue la gran rivla de Atenas, y aquí se acuñaron las primeras monedas griegas. Su flota era poderosa y, Egina, aliada con los persas, derrotó a Atenas. Más tarde, se alió con Esparta, pero Atenas se hizo con la victoria. Los habitantes de la isla fueron entonces deportados y sustituidos por colonos atenienses.

Por otro lado, el puerto de Egina es uno del os puntos más agradables de la isla, con su arquitectura veneciana y sin demasiado cemento. Hay que visitar la fantástica capilla (Agios Nilolaos) construida al extremo del muelle.

Se debe evitar bañarse en la pequeña playa cercana al puerto. Hay lugares mejores un poco más lejos, en especial al norte del puerto, después del Museo Arqueológico, en la bonita bahía que se encuentra a apenas 500 metros, por debajo de la carretera que bordea el mar. Aunque no muy limpio, es un lugar mcuho más tranquilo.

La visita a Egina se puede completar con un desplazamiento a Souvala, un puerto situado a unos 10 kilómetros al noreste del puerto de Egina. Cuetan con bonitas playas de arena a lo largo de la bahía.

Foto vía Grecia Vacaciones

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *