El Areópago

El Areópago  o “Colina de Ares”  es un monte ubiado al oeste de la Acrópolis, sede del Consejo que allí se reunió desde el 480 a. C. hasta el 425 d.C. Según cuenta la leyenda, se llamaba de este modo debido a que Ares había sido juzgado por los dioses y exonerado de ser ajusticiado por matar a Halirrotio, hijo de Poseidón, que  a su vez había violado a una hija de Ares: Alcipe.  También se cuenta que aquí fue juzgado Orestes por el asesinato de su madre Clitemnestra.

En un primer momento, el consejo del Areópago dependía del rey y se componía solamente de Eupátridas. La influencia de éstos ascendía a medida que iba disminuyendo el poder del rey, hasta el siglo VII a. C., en el que estos últimos llegaron a dirigir el gobierno.

Después de las reformas de Solón, sus miembros eran elegidos entre los magistrados cuyos cargos eran inamovibles y representaban a los ricos en oposición a los aristócratas. Este tribunal controlaba a los magistrados, interpretaba las leyes y juzgaba a los criminales

Sus poderes políticos fueron limitados por Clístenes, si bien  mantuvieron el poder hasta las Guerras Médicas. Con el avance de las instituciones democráticas, sus poderes estaba fuera de lugar. Los arcontes perdieron su prestigio y su poder político en el 487 a. C. y ya no eran elegidos entre los hombres más importantes de la sociedad ateniense, sino que eran designados por sorteo.

Luego, Efíaltes, en el 462 a. C. les retiró la custodia de la constitución con lo que su competencia y su influencia se redujo.  Sin embargo, siguieron siendo un  tribunal para juzgar los asuntos criminales.

Por último, en el Areópago, según narra La Biblia  el apóstol Pablo dio un célebre discurso cuano unos filósofos epicúreos y estoicos lo llevaron aquí para que explicara aquella enseñanza “extranjera” que publicaba.

Hoy en día, se puede ver  una placa de bronce en la colina de Marte que contiene este famoso discurso del apóstol Pablo. No se puede afirmar con total certeza que en aquella ocasión Pablo hablase ante el tribunal del Areópago, mas en su auditorio tuvo al menos a un componente de este tribunal.

Foto vía Grecja

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *