El cabo Sounion

sounion_poseidon-i1

En los alrededores de Atenas hay lugares espléndidos y de fácil acceso por transporte público, en caso de no tener coche. Por ejemplo, sobresalen El Pireo o el puerto de Rafina. Si bien, en esta ocasión, nos vamos a fijar en el cabo Sounion.

La mejor manera de ir para disfrutar del paisaje es en coche. Existen dos itinerarios: por un lado está el camino paraliako por la Costa de Apolo, y por otro, el mesoyiakó, por el interior, atravesando la zona de Mesoyia. Una buena idea es por la costa y regresar por el interior.

Cerca del cabo, aparece en la distancia el Templo de Poseidón, cuyas magníficas ruinas blancas se alzan todavía desafinates y orgullosas en el mismo borde del cabo, a 60 metros por encima del mar.

Este templo fue construido en el 444 antes de Cristo sobre los cimientos de construcciones anteriores arrasadas por los persas. De las 34 columnas dóricas originales, 15 se mantienen en pie. Las vistas desde el promontorio son sensacionales.

Al este se ve la pequeña isla de Makrónisos junto a otras tres de las Cícladas; al oeste, Egina y la costa de la Argólida con las montañas del Peloponeso al fondo. El templo era lo primero que veían los navegantes al acercarse a Atenas y saludaba el regreso a la patria.

En el promontorio se pueden distinguir las ruinas de dos altares, santuarios, pórticos y un propileo, admás de alguna fortificación militar de la época clásica y las ruinas del templo de Atenea, a unos 500 metros al noroeste del templo de Poseidón.

El cabo Sounion está muy bienn comunicado con el centro de Atenas por autobús. La hora mejor para visitar el templo de Poseidón es el atardecer para contemplar la puesta del sol, que es cuando cierran el recinto. Desde allí las vistas son sublimes.

Foto vía Muy Viajeros

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *