El monasterio de Dafní

Dafne

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, este monasterio situado en los alrededores de Atenas conserva valioso mosaicos bizantinos. El monasterio de Dafní se halla a nueve kilómetros del centro de Atenas. Se puede llegar en varios autobuses o en coche en menos de  media hora desde allí.

El monasterio ha sido objeto de una profunda restauración por lo que antes de planear la visita conviene preguntar en las oficinas del EOT o realizar una llamda telefónica al monasterio para consultar horarios de apertura (telf. 2105811558).

Fue construido en el siglo XI sobre el antiguo emplazamiento de un templo del siglo VI dedicado a Apolo, cuyo árbol era el laurel, razón que explica su nombre: Dafní que significa “laurel” en griego.

El templo fue destruido por los godos en el siglo IV. Unos siglos después, lord Elgin también hizo de las suyas aquí, de tal modo que en la actualidad sólo queda de lo que dejaron los godos una columna jónica.

Lo más destacable del conjunto, una de las obras cumbre del arte bizantino, son los mosaicos de la iglesia, que han llegado hasta nosotros a pesar de sufrir numerosos avatares a lo largo de sus historia, entre ellos la decadencia del Imperio Bizantino al poco tiempo de su fundación.

En el siglo XIII, tras la ocupacion de los francos, el monasterio fue habitado por monjes cistercienses, que a su vez fueron expulsados por los turcos que conquistaron Grecia. Después de que en la guerra de la Independencia se produjera la enésima expulsión de sus inquilinos, el monasterio no ha vuelto a ser habitado. En aquella ocasión, los turcos echaron a los monjes ortodoxos por haber escondido a los rebeldes durante la Revolución.

El monasterio y sus diversos edificios están rodeados por una muralla. Ya en el interior, el claustro y la iglesia son los únicos bien conservados. Esta última fue construida en el siglo XI, aunque tiene algunos elementos góticos del siglo XIII.

En su interior se pueden admirar los célebres mosaicos de fondo dorado con escena de la vida de Cristo y la Virgen, mientras que el Pantocrátor de la cúpula señala con el dedo el Evangelio. Completan el conjunto representaciones de la Anunciación, la Natividad, el Bautismo y la Transfiguración. La parte inferior está decorada con frescos que representan a diversos santos pintados en 1650.

Foto vía Sobre Grecia

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *