El musaká, el plato más conocido de la cocina griega

El plato por antonomasia que define la gastronomía de Grecia es  “musaká” o “musacá”, “moussaká” o “moussakás”, dependiendo de la transcripción que se use. Se trata de  un plato que se conoce en diferentes variantes en los Balcanes, en Turquía e incluso  en Oriente Medio.

El más conocido es el musaká griego, el primer país que introdujo la salsa bechamel en esta sabrosa  receta. Fue Nikolas Tselementés (1878-1958), el “papa” de la cocina moderna griega, quien aportó  el toque afrancesado a este plato.

Tselementés publicó un libro que se convirtió en la “biblia” de la cocina griega, hasta tal punto que a día de hoy, a todo libro de recetas se le llama “tselementés”, sea quien sea el autor.

musaka1

Este chef desterró las especias y los ingredientes que por entonces daban el toque oriental a la otomanizada cocina helena de entones. Así, introdujo la capa de bechamel en esta receta.

Si bine la receta base del musaká se compone de  carne picada, salsa de tomate, berenjenas y bechamel,  el propio Tselementés incorporó una serie de variantes permitiendo la utilización de otras verduras.

El musaká , por ser tan laborioso, es un plato de la cocina de las abuelas o las madres, que  aún  dedicaban mucho tiempo a estar delante de los fogones, incluso si no eran “solo” amas de casa.

El secreto del éxito de est plato pasa por la preparación de las berenjenas. Se deben dejar que “suden” en sal durante varias horas, luego lavarlas y, finalmente, escurrilas muy bien antes de freírlas.  Una vez fritas deben colocarse sobre papel  con el objetivo de que  expulsen al máximo todo el aceite que han absorbido, que la receta ya de por si es bastante  grasa.

En definitiva, uno debería probar un musaká en un restaurante de Atenas durante un viaje por la capital de Grecia. Una experiencia inolvidable.

Foto vía Recetin

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *