El parque nacional de Párnitha

Cuando uno viaja a Atenas puede llegar un momento que esté agotado de ver tantas joyas de su legado histórico-artístico. En ese instante, necesitará relajarse, hacer algo diferente, darse un respiro y disfrutar de otra forma de la capital de Grecia. Para ello, una buena idea puede ser pasear y conocer el parque nacional de Párnitha.

Situado a unos 30 kilómetros del centro de Atenas, Párnitha (1.413 metros de altitud), límite natural entre las provincias de Atica y Biotía, es otro de los refugios preferidos por los atenienses para escapar del cemento, el calor, la contaminación y el caos de la gran ciudad.

El problema es que bastantes fines de sema, sobre todo con el buen tiempo, son muchos los que piensan en acercarse a este bello parque naciona con lo que el monte estará muy concurrido. En ocasiones, esto tiene como consecuencia que haya incendios, algunos de gravedad, provocados porel de el despiste de algún excursionista.

Párnitha fue el lugar donde se localizó el epicentro del catastrófico terremeto de 1999. Pero dejando a un lado este triste suceso, la montaña es un lugar muy agradable para pasear y disfrutar de su rica flora y fauna.

El símbolo de Párnitha son los ciervos y no es complica ver alguno al adentrarse en el bosque. Además, se han contabilizado 29 especies diferntes de mamíferos, algunas protegidas, como liebres, zorros, ardillas, hurones o tejones, y 120 tipos de aves.

En cuanto a la flora, existen 818 clases de plantas, entre ellas diferentes tulipanes y el poco frecuente lirio rojo. En las zonas bajas hay pinos, plátanos y otros árboles. Además, para proteger toda esta riqueza, la zona fue declarada Parque Nacional en 1961.

En la montaña hay varios refugios donde pueden recalar los visitantes que quieran conocer de cerca el lugar. Además, si no se quiere andar, hay carreteras por las que circulan autobuses desde la localidad vecina de Aharnés.

Foto vía La belleza de Grecia

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *