Epidauro, una bella ciudad cercana a Atenas

Epidauro es una ciudad griega situada al noreste de la península del Peloponeso. La ciudad es mundialmente conocida debido a su espectacular teatro, en el que todavía continúan celebrándose representaciones de algunas obras. Se encuentra a tan solo 125 kilómetros de Atenas y, por lo tanto, se puede visitar en un día.

Hoy en día, el teatro de Epidauro atrae a numerosos visitantes. Se trata de un teatro construido en el siglo III y es una de las construcciones de la Grecia clásica mejor preservadas. Se puede visitar de lunes a jueves entre las 9.00 y las 14.00 horas y las 17.00 y las 20.00 horas, y los viernes y los sábados entre las 9.30 y las 21.30 horas.

Además, este teatro es célebre por su excepcional acústica; así el sonido de una moneda dejada caer en el centro del teatro puede escucharse desde el asiento más alejado. Construido en piedra caliza, tiene un aforo de 14.000 espectadorse y la entrada está flanqueada por pilares corintios restaurados.

También sobresale el santuario de Epidauro dedicado a Asclepio, dios de la medicina. Cuenta la leyenda que Corónide, al dar a luz a Asclepio, murío a causa de un rayo. Apolo, su padre, tomó a su hijo y lo llevó al monte Pelión, donde el centauro médco Quirón lo instruyó en el arte de la curación.

Apolo era adorado en Epidauro dura te los tiempos micénicos y arcaicos; no obstante, en el siglo IV a.C. fue sustituido por su hijo. Desde entonces, Epidauro se conoce como el lugar donde nació Asclepio y, a pesar de que existen santuarios dedicados a él en toda Grecia, los má importantes son éste y el de la isla de Kos.

Por otro lado, el inmenso katagogeion, hospedeja de peregrinos y pacientes, ocupa el lado oriental al sur de Epidauro. Al oeste se hallla la gran sala de los banquetes y en su interios los romanos construyeron un odeum. Al otro lado, está el Stadium.

Por último, al este se encuentra el santauario de los Dioses egipcios, que demuestra que el culto a Asclepio no era más que una adaptación del de Imhotep, venerado en Egipto por sus poderos curativos.

Foto vía Selectividad

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *