Lo que no hay que perderse en un viaje a Atenas

Atenas conserva el alma de los filósofos y el carisma que la llevó a ser capital de la Hélade y la Grecia independiente. Los atenienses luecen con orgullo que su ciudad fuera cuna de la democracia.

Aunque no se disponga de mucho tiempo, éstas son algunas experiencias imprescindibles en un viaje a la capital de Grecia:

1º. Subir a la colina de las Musas para caminar junto a los restos de la muralla de Temístocles, visitar el monumento de Filopapo y contemplar la mejor vista de la Acrópolis.

2º. Visitar el nuevo Museo de la Acrópolis con su admirable colección, magníficas instalaciones y vista de la Roca Sagrada.

3º. Ver el Partenón de cerca y concentrarse, a pesar de los turistas, en la belleza absoluta del lugar y la visión panorámica.

4º. Recorrer las ruinas del templo del Zeus imaginando su antigua monumentalidad y pasear luego por los Jardines Nacionales.

5º. Darse una vuelta por Plaka en las primeras horas de la mañana y sentarse a comer en una terraza.

6º. Probar la musaka y beber vino, en uno de los pintorescos restaurantes de Monastirakik con vistas al Partenón, sobre todo de noche.

7º. Entrar en una iglesia ortodoxa durante los oficios. Hay muchs en Plaka y en torno a la Acrópolis. Aquí se puede escuchar el hermoso cántico de los popes.

8º. Contemplar el cambio de guardia en el Palacio Nacional de la plaza Sintagma y sentarse en una de las terrazas modernas que hay allí.

9º. Curiosear en el mercadilo de Monastiraki un domingo, o en el del Agora romana: esponjas, cerámica estatuillas y bustos a precios razonables.

10º. Dejar pasar el tiempo en una taberna típica con una copa de ouzo, que es un tipo de anís bastante fuerte, acompañado por un café turco bien cargado.

Foto vía Coches Alquiler

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *