Un paseo clásico

El pintoresco barrio de Plaka es la zona turística de Atenas. Sus calles conducen hasta la Acrópolis y enlzan con el bullicioso Monasteraki. Hay que olvidar las prisas y callejear, dejándose arrastrar por el animado ambiente de los cafés, terrazas, tabernas y mercados callejeros.

1º. Desde Syntagma:

Al corazón de Plak se llega, desde Syntagma, por la calle peaontal de Kidhathineon, llena de cafés con mesas al aire libre, tabernas, tinedas de recuerdos y viejos locales donde se venden los más insólitos objetos.

2º. La Plaza Plaka:

Es el cnetro de la vida nocturna. Rodeada por restaurantes, kioskos y con un acogedor y tradicional cine al aire libre, el París.

3º. Barrio de Artistas:

Siguiendo hacia la linterna de Lisícrates, monumentos del siglo IV. antes de Cristo, se descubren numerosos talleres de artesanos y pintores.

4º. Hacia la Acrópolis:

Tras bordear Anafiotika, un curioso pueblo de calles encaladas y aire rural, se llega a Theorias un paseo que conduce a las puertas del Acrópolis. Desde diferentes miradores se contempla una espectacular vista de Atenas.

5º. El Partenón:

Sigue siendo uno de los grandes mitos de la civilización occidental. Conviene visitar todo el conjunto a primera hora, provisto de calzado antideslizante y sombrero.

6º. De la Acrópolis al Agora:

Tras contemplar el Erecteion, las Cariátides, el templo de Atenea Niké, el Odeon de Herodes Atico y el teatro de Dionisio puede iniciarse el descenso por las más bellas y tranquilas calles de Plaka, que conducen al Agora romana, plaza del mercado y centro de ciudad antigua.

7º. De la Torre de los Vientos a Monasteraki:

En estas calles reina un animado ambiente comercial, especialmente en los mercadillos que se instalan los domingos. En Adrianou, junto al terraplén del metro, hay buenas tiendas de antigüedades y de cerámica y un agradable café instalado en un viejo taller, con magníficas vistas del Teseion y la Acrópolis.

8º. Plaza Monasteraki:

Aquí Atenas se reencuentra con Oriente, entre el bullicio de vendedores de frutas que se instalan en torno a los restos de la gran biblioteca de Adriano, de la mezquita turca de Tzistarakis y de la iglesia monástica de Pantanassa.

Foto vía Viajes Pasión

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *