Un paseo por Atenas en tres días

La antigua Atenas era muy pequeña comparada con la extensa metrópolis actual. Por lo tanto, resulta fácil visitar su centro histórico y las principales atracciones y monumentos. Recorrer la ciudad helena a pie es la mejor opción. Si se viaja en verano, recomiendo acudir a  los recintos arqueológicos a primera hora del día y permanecer en un museo durante las horas centrales del día. Asimismo, si se acude a la Acrópolis más tarde, se pueden evitar los grupos turísticos y así se podrá disfrutar mucho mejor del icono de Atenas.

En el primer día, se debe visitar la Acrópolis y el Agora. Luego, recomiendo pasear por Plaka y Anafiotika y dirigirse al Agora Romana y la Torre de los Vientos, antes de pasear por el mercado callejero de Monastiraki.  Además, se puede contemplar la excelsa colección del Museo Arqueológico Nacional y, por la tarde, presenciar el cambio de guardia en Syntagama, antes de cenar a los pies de la Acrópolis en Plaka o Thisio. Por la noche, una buena opción es  ir a un bar o escuchar música griega en vivo en Psiri.

En el segundo día en Atenas, se tiene que visitar el Museo de Arte Cicládico y Arte Griego Antiguo y el Museo Benaki, en cuya azotea se puede comer disfrutando de unas  maravillosas vistas de los Jardines Nacionales, el Museo Bizantino y Cristiano, y pasear luego por las boutiques y las cafeterías de Kolonaki. Por la tarde, sugiero asistir a un espectáculo en el teatro de Herodes Atico o subir en funicular a la colina de  de Licabeto para disfruta de una espléndida  panorámica de la capital griega.

En el último día, hay que visitar la Pinacoteca Nacional y  disfrutar de un café en Aigli. Luego, se puede optar por acercarse al Estadio Panateneo y al templo del Zeus Olímpico e ir a Plaka o Ermou para realizar las últimas compras. Por último, en el puerto de Mikrolimano en El Pireo se puede cenar marisco y tomarse una copa en un bar de categoría.

Foto vía Ruta Nómada

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *