De viaje por Atenas

Una pequeña guía sobre un viaje por Atenas

Uno de los mejores aspectos que tiene visitar Atenas es que sus principales hitos turísticos están cerca. Así, los museos y los monumentos más destacados se encuentran a unos treinta minutos de la turística plaza Syntagma.  Se aconseja realizar los recorridos a pies, pues el tráfico ateniense suele ser bastante denso.

En cuanto a los establecimientos hoteleros,  los más sobresalientes se ubican  en torno a la plaza Syntagma, al sur de la colina de Likavitós, al sur de la Acrópolis y en el barrio de Omonia. Por su parte, los hoteles del barrio de Plaka, aunque son correctos, resultan de una calidad inferior.

Una vez, que ya conocemos que todo está más o menos cerca, y hay buenos hoteles para dormir, vamos a detallar varios sitios turísticos que uno no debe perderse durante un viaje por la capital griega.

Visita a Atenas

En primera lugar, el Museo Arqueológico se trata de uno de los más ricos del planeta en el tema de arte antiguo. Sus salas  recogen las principales obras descubiertas en la mayor parte de los grandes yacimientos de Grecia.

Luego, se puede acudir a la colina Likavitós desde la cual  se disfruta de una perspectiva total de la capital helenea:  la Acrópolis, la bella costa, el puerto de El Pireo y las cumbres de los famosos montes Himeto, Párniza y Pantélico.

A continuación, es hora de ir a los Jardines Nacionales, justo detrás del Parlamento, al lado de  la Plaza Syntagma, con preciosos stanques, y una frondosa y variada vegetación que invitan al paseo y al relax.

También, se recomienda darse una vuelta por la Plaka, el barrio más antiguo de Atenas.  Además de pasear por sus calles, la Biblioteca de Adriano, la Torre de los Vientos y el monumento a Lisícrates tienen que ser visitados de forme ineludible. Y, cómo no, entrar en sus típicas tiendas y adquirir un pintoresco souvenir (cerámica, bordados, madera tallada o pintada y tapices).

Asimismo, hay una cita más que obligada: la Acrópolis, uno de los sitios más visitados del mundo. La visita arranca en la Puerta de Beulé, que sirve de acceso a los Propileos, la entrada monumental a la colina. A la derecha se alza el  templo de Atenea Niké. Ya en la colina, se acceder a los principales edificios, el Partenón y el Erecteion.  La visita se concluye con el Teatro de Dionisio y el de Herodes Ático, ambos situados a los pies de la colina.

Por último, se debe probar la rica y singular comida griega. Para ello, se puede acudir a un restaurante que sirva un plato elaborado, o bien a una taberna que vende comida más popular.

Dejar una respuesta

Tu dirección de email no será publicada. Campo requerido *